VIVIR EN LA CALLE

El hecho de que existan personas viviendo a la intemperie en las calles de nuestros barrios y ciudades, significa que hemos fracasado estrepitosamente como sociedad. Vivir en la calle es indigno… y hace indigna a una sociedad, como la nuestra, que dispone de recursos suficientes para evitar este drama. Este poema me salió del alma…

TIEMPO DE DESPERTAR

Es tiempo de despertar. Es tiempo de desatascar los sentidos tantas veces dormidos y embotados. Es tiempo de fortalecer las manos débiles y afianzar las rodillas vacilantes. Es tiempo de salir de la oscuridad que nos envuelve, del miedo que nos paraliza de la inseguridad que nos descoloca y de la impotencia y el dolor…

CREYENTE O ¿CREÍDO?

Lo he visto esta mañana en el Templo, erguido e inflado, como un pavo, y con un desprecio profundo a todo lo que no sea él mismo. No ha venido a encontrarse con Dios, ni con sus hermanos… ha venido más bien a mirarse al espejo y a decirle, mientras contempla su propia imagen, aquello…

CONEXIONES VITALES

Para que un aparato eléctrico funcione, el cable debe estar conectado a la electricidad. Lo mismo nos pasa a nosotros: nadie es tan perfecto que no necesite conexiones para poder funcionar. Es más, a veces, hay conexiones tan vitales que sin ellas el ser humano se muere (como el enfermo conectado a la bombona de…

LA TERAPIA DE LA FE

Vivimos en un mundo injusto donde no paramos de buscar pretextos para excluir o marginar a las personas que no nos caen bien. El pretexto puede ser la raza, el sexo, la cultura, la procedencia… o cualquier otra circunstancia que nos sirva de excusa para apartar de nuestra vida a quien nos interesa. En la…

EL HOMBRE RICO Y EL POBRE LÁZARO

Esta parábola evangélica es como una radiografía de este mundo injusto donde el derroche de unos es causa de la miseria de otros…y donde aquellos que viven a lo grande se hacen insensibles al dolor de los que sufren. Porque lo peor de la riqueza es, precisamente, esa triste cualidad de volver insensible el corazón…

LA FERIA DE LAS VANIDADES

Me da vergüenza estar sentado en esta «mesa – trampa» en la que nos espiamos unos a otros. No quisiera participar en este banquete competitivo dónde se pone de manifiesto el orgullo y la vanidad de unos comensales que se pelean por ocupar los primeros puestos y dónde se nos invita a vivir instalados en…

LAS PALABRAS QUEMAN CUANDO DICEN LA VERDAD

No podemos echar un manto hipócrita sobre las vergüenzas del mundo y dejar las cosas como están. No podemos callar para evitar conflictos. Esto es lo que aprendimos de Jesús de Nazaret, el eficiente fogonero que supo atizar el fuego del Espíritu que le empujaba, sin miedo, por los duros caminos de la entrega y…